Duermevela: ¿Con qué sueñan los niños

Educación integral en la naturaleza en Las Rozas de Madrid

Grupo de Juego en la Naturaleza

Nuestra propuesta educativa

¿Por qué educar en la naturaleza?

Los niños de entre 2 y 6 años necesitan un mínimo de 4 horas al día al aire libre. Debido a cómo están estructurados los espacios de las escuelas y las ciudades, los horarios y el ritmo al que vivimos, conseguir este tiempo es casi imposible.

Estar en contacto con la naturaleza permite un aprendizaje a un ritmo más acorde a las necesidades de los niños. La cantidad de estímulos a los que los pequeños tienen acceso y la manera en que son presentados hace que les sea más fácil su adquisición. En este caso, como en muchos otros ejemplos, menos es más.

Un mayor contacto con la naturaleza promueve una conciencia y un cuidado del medio ambiente desde la infancia basado en la experiencia personal.

Desde Duermevela:¿con qué sueñan los niños? consideramos imprescindible aportar a los niños la posibilidad de estar en contacto con la naturaleza para conocerse mejor.

¿Por qué educar desde el respeto?

La palabra educar proviene de la raíz latina ex-ducere que significa “guiar hacia fuera”. La función del acompañante consiste en, mediante su presencia y gracias a un espacio estimulante, permitir al niño salir de sí mismo, poner en juego los conocimientos que tiene y aprender aquello para lo que ya esté preparado.

El respeto en este proceso en fundamental. Las relaciones horizontales son la base de la autoestima en el niño así como el modelo a seguir en su relación consigo mismo y con los demás.

Desde Duermevela: ¿con qué sueñan los niños? defendemos una educación basada en el respeto y la escucha activa tanto a las necesidades como a las propuestas que provengan de los niños. 

Educar por medio del juego libre

Se ha dicho a menudo que “el juego es la forma más elevada de investigación”. Sin embargo, para que sea cierto, debe ser juego espontáneo, libre y autopromocionado. Para los niños hasta los 6 años es la forma natural de aprendizaje.

La libertad se basa en la elección del cuándo jugar y a qué. Las normas son necesarias y promueven que el juego sea respetuoso con uno mismo, los demás y el entorno. El acompañante observa la ejecución del juego garantizando la seguridad de todos los participantes, pudiendo ofrecer elementos que lo enriquezcan o transformen.

La resolución de conflictos será realizada por los propios niños y, en caso de necesidad, se proporcionarán espacios concretos donde poder poner palabra a lo ocurrido y buscar soluciones en conjunto.

Desde Duermevela: ¿con qué sueñan los niños? creemos en la importancia del juego en los niños para un correcto desarrollo motor, cognitivo, afectivo y social.

Educar en valores: ética y espiritualidad

La naturaleza es el lugar idóneo en el que el hombre encuentra la trascendencia. Las preguntas básicas ¿de dónde venimos?, ¿de dónde proviene toda esta belleza?, ¿cuál es nuestro papel para con ella?, se generan con la simple contemplación y asombro ante lo natural.

Crear relaciones de fraternidad entre los niños, y entre estos con la naturaleza, en un marco de un amor más grande, dará la posibilidad a estos futuros adultos de ser personas más humanas en sus relaciones consigo mismas, con los demás y con la tierra.

Desde Duermevela: ¿con qué sueñan los niños? buscamos despertar en los menores el interés por lo sobrenatural, aquello que nos conecta entre nosotros y nos relaciona a la tierra.

¡Únete!

¿Tienes alguna pregunta?

Si quieres conocer más a fondo nuestro proyecto puedes ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario

14 + 7 =